Ultimos avances contra las adicciones

¿Será posible disponer algún día de una vacuna para prevenir la dependencia a la cocaína? Es lo que están intentando conseguir los mejores equipos científicos internacionales, que en pocos años esperan recoger los frutos de décadas de investigación, puesto que los primeros ensayos comenzaron en 1974. De las esperanzas puestas en este método habló ayer en Alicante el responsable de la Unidad de Alcohología del Hospital de Sant Joan, Bartolomé Pérez Gálvez, que moderó la mesa redonda «Dependencia a la cocaína», en el marco del XXXIV Congreso Nacional de Estudiantes de Medicina que se clausura hoy en el Palacio de Congresos.

«Es complicado porque es un tratamiento basado en técnicas inmunológicas y el cuerpo del paciente puede generar anticuerpos que ataquen a los anticuerpos de la vacuna, pero es un medio en desarrollo que promete», aseguró Pérez Gálvez. Una técnica que, si se perfecciona, podría prevenir en el futuro la adicción de los jóvenes a la cocaína, que no obstante está estancada en España desde el inicio de la crisis al estar condicionada por el coste. Por contra, ha aumentado la adicción al alcohol, que suele crecer cuando hay problemas económicos.

Las investigaciones punteras sobre técnicas y tratamientos para prevenir las drogodependencias se realizan en Estados Unidos, Alemania o Brasil. La Unidad de Alcohología del Hospital de Sant Joan junto con el centro de desintoxicación de Alicante TECA participó en un ensayo de fármacos en un instituto de drogadicción de referencia estadounidense con tres pacientes cuyo objetivo era acelerar la metabolización de la cocaína, para una más rápida eliminación antes de que llegue al cerebro. «La molécula se hace más grande y no pasa la barrera encefálica. Somos el único equipo español que participamos en este estudio. Algo casi excepcional». Esta investigación, en la que colaboraron diversos países, pretende destruir la cocaína antes de que llegue al cerebro potenciando la metabolización.

adicciones
adicciones

Otro método experimental con el que se trabaja a nivel internacional, según desveló Pérez Gálvez a los estudiantes de Medicina, tiene que ver con la estimulación neuronal a través de corrientes para reforzar un rápido rechazo a la cocaína. «Es una técnica de estimulación transcraneal por corriente directa, que llega a la parte más superficial del cerebro, pero ésta es la que interesa en las adicciones. Está técnica busca desarrollar el lóbulo frontal, donde está la capacidad para tomar decisiones, para que el rechazo a la cocaína sea más rápido, y la está desarrollando un equipo alemán».

Todas estas técnicas para tratar la adicción a la cocaína y a otras sustancias son, recalcó, complementarias, y están en fase de desarrollo. «Cuando salgan estos avances, habrá que ver el tema de costes. En España tardó mucho el tratamiento de la hepatitis C, y el tratamiento contra el tabaco se lo paga el paciente, así que no hay que imaginar lo que pasará con el de la cocaína».